Día Mundial de los Animales

Cada 4 de octubre se celebra el Día Mundial de los Animales, un día en el que la unión entre las personas y sus mascotas, o los animales en general, se acentúa más que nunca. El origen de esta jornada es la conmemoración de San Francisco de Asís, cuyo legado fue una lección para el ser humano. Asís invitaba a la gente a entender y ocupar su lugar en La Tierra, respetando e integrando a los animales y el medio ambiente.

Durante su vida, a lo largo del s.XII, San Francisco de Asís se dedicó a dejar de lado todos los bienes materiales, y ayudar y servir tanto a sus semejantes como a los animales, a los que consideraba hijos de Dios y llamaba “hermanos”.

El Día de los Animales, sin embargo, no se oficializó hasta 1929, gracias a una iniciativa de la Organización Mundial de Protección Animal, que aprovechó un congreso celebrado en Viena para proponerlo. El objetivo inicial era proteger a las especies en peligro de extinción y solucionar todos los problemas que existen en ese ámbito. Derivado de ese objetivo nace la intención de concienciar a la población sobre la importancia de conservar la fauna del planeta y sus entornos naturales.

Posteriormente, el 15 de octubre de 1978, se proclamó la Declaración Universal de Derechos del Animal, aprobada por la Organización de las Naciones Unidas. En ella se establece que todo animal posee derechos y apunta al desconocimiento y desprecio de esos derechos por parte de los humanos como motivos de los crímenes que se cometen contra la naturaleza en general.

Animales y sostenibilidad del planeta

Los animales son necesarios para el planeta, incluso hay algunos como las abejas, los murciélagos o los primates que, de no existir, provocarían la desaparición de la raza humana. Sin murciélagos que acaben con las plagas, abejas que ayuden al florecimiento de las plantas o primates que abonen nuestros bosques, los humanos serían una especie en peligro de extinción.

A pesar de todo, alrededor del 40 por ciento de las especies animales que habitan La Tierra están en peligro de extinción, en gran medida por las actividades humanas. La caza, el consumismo, la contaminación o el comercio ilegal son algunas de las causas que provocan esta situación. Para combatir estas actitudes existen jornadas como el Día Mundial de los Animales, pensadas para crear conciencia sobre la situación.

La biodiversidad, es decir, la variedad de especies que habita el planeta es totalmente necesaria para la sostenibilidad ambiental, puesto que cada una de ellas tiene un papel fundamental. El equilibrio, los procesos naturales, la vida del planeta en general, depende del bienestar de los distintos ecosistemas.

Existen distintos grupos de animales que colaboran en mantener el necesario equilibrio:

  • Carroñeros: Su función es retirar cualquier materia en descomposición. Su alimento se basa en este tipo de restos orgánicos, que de mantenerse en el ambiente provocarían una superpoblación de organismos nocivos. Los animales más conocidos de este grupo son las hienas y los buitres. Todo aquello que no entra en su dieta acaba siendo aprovechado por los descomponedores.
  • Descomponedores: Aprovechan todos los restos de animales y plantas que puedan resultar nutritivos. Son animales como, por ejemplo, la lombriz de tierra, cuya función es descomponer la materia para que forme parte de suelos fértiles.
  • Polinizadores: Se trata de animales encargados de transportar polen de unas flores a otras, provocando su florecimiento y posterior producción de frutos. Sin animales como las abejas, los cultivos del planeta dejarían de ser productivos.

Fuentes:

https://www.ngenespanol.com/travel/por-que-se-celebra-el-dia-mundial-de-los-animales-el-4-de-octubre/

http://vamosahaceralgoporlatierra.com/la-importancia-de-los-animales/

Categorías: Días D