Día Mundial sin Bolsas de Plástico

Las bolsas de plástico son un elemento de uso cotidiano, de aspecto inofensivo, pero muy dañinas para la Tierra, que, en realidad, son fácilmente reemplazables. Por ello, en 2016 se creó el Día Mundial sin Bolsas de Plástico, promovido para concienciar al mundo de un problema que afecta a todo el planeta.

Desde entonces, cada 3 de julio es dedicado a sensibilizar a la población sobre la necesidad de reducir el consumo de bolsas de plástico y fomentar su consumo responsable, así como las alternativas más respetuosas con el medio ambiente.

¿Cuántas bolsas de plástico gastamos?

Según la Agencia EFE, en 2018 cada español aún consumía 180 bolsas al año. Es decir, una cada dos días. Este objeto pasa por nuestras manos durante apenas unos minutos, pero tarda muchísimos años desaparecer del planeta.

En Europa, el consumo se eleva a 100 mil millones de bolsas de plástico ligeras de un solo uso al año. Y es que este elemento se clasifica según su peso: “muy ligeras” (menos de 15 micras), utilizadas, por ejemplo, para envasar carne, pescado o productos a granel; las “ligeras” (menos de 50 micras), empleadas, sobre todo, en supermercados; y las “gruesas” (más de 50 micras), más comunes en tiendas de ropa o zapatos.

Las primeras son las más utilizadas en todo el continente, aunque son también las que menos tiempo están en uso: alrededor de 12 minutos. Al final de su vida útil, si estas bolsas no se reciclan correctamente en el contenedor amarillo, acaban en vertederos, incineradoras o, en el peor caso, abandonadas en medio de la naturaleza.

Alternativas a las bolsas de plástico

En este día Internacional sin bolsas queremos recordar las alternativas que podemos usar para reducir su uso. Existen muchos materiales para sustituir el plástico empleado en estos objetos. La tela y el papel son los más comunes, además de la rafia.

El primero es el más popular, ya que las bolsas reutilizables resultan muy útiles al tiempo que respetan el medio ambiente. El papel, siempre que sea reciclado, también es una opción sostenible. Con un simple gesto, llevando siempre una bolsa de tela, se pueden dejar de consumir toneladas de plástico.

Otra opción son las bolsas fabricadas con materiales vegetales que muchas tiendas han adoptado para abandonar la versión más contaminante, aunque aún no es una opción totalmente respetuosa con el medioambiente.

El nuevo plástico de TheCircularLab

TheCircularLab, el centro de innovación en economía circular de Ecoembes, ha presentado un nuevo material plástico, dentro de su apuesta para que los envases del futuro sean cada vez más sostenibles.

Este material se obtiene a partir de residuos vegetales, es compostable, reciclable, y biodegradable en el entorno marino. Este plástico sostenible proviene de materia 100% orgánica en descomposición.

¿Se convertirá con el tiempo en un plástico alternativo al utilizado hoy en día? ¿Podremos sustituir las bolsas de plástico por estos materiales sostenibles?

La normativa de la Unión Europea

España adoptó la normativa europea que prohíbe a los comercios entregar bolsas de plástico de manera gratuita el día 1 de julio de 2018. Hasta ese momento, solo los supermercados estaban obligados a cobrar por estos objetos.

A día de hoy, la gran mayoría de tiendas cobran una pequeña cantidad al entregar una bolsa de plástico, algo que reduce en gran medida su consumo. Los comercios están obligados a cobrar entre 3 y 30 céntimos por cada unidad que entreguen. Como consecuencia, ha aumentado el número de personas que opta por llevar sus propias bolsas.

Fuentes:

Categorías: Días D